RADIOFRECUENCIA
 
Hay ocasiones en las que, cuando se habla de dolor, el tratamiento farmacológico no es suficiente o no da los resultados que se esperan y el dolor sigue siendo complejo y resistente. En estos casos el especialista de la Unidad del Dolor, el Dr. Airam Sadarangani podrá proponerte recurrir a la radiofrecuencia. 
 
 
¿QUÉ ES?
 
La radiofrecuencia es un procedimiento médico sencillo que consiste en producir calor en un determinado tejido para conseguir disminuir o eliminar el dolor. 
 
¿CÓMO SE REALIZA?
 
Tras anestesiarte para que no sientas molestias durante la intervención, el especialista introducirá una aguja en la zona dolorosa, normalmente cerca de un nervio, a la que le administrará calor para bloquear la transmisión de señales nerviosas de dolor. El procedimiento se realiza en quirófano con anestesia local y sedación opcional, por lo que no requiere hospitalización. Para ello el paciente deberá estar en ayunas 6 horas antes. 
 
¿QUÉ TIPOS DE RADIOFRECUENCIA SE UTILIZAN?
 
Existen varios tipos de radiofrecuencia: 
 
1. Radiofrecuencia convencional: la temperatura utilizada ronda los 70-80 grados, consiguiendo un efecto analgésico inmediato. Este tipo de radiofrecuencia está indicada para la neuralgia del trigémino, el síndrome facetario o de carillas articulares vertebrales y las simpatectomías.
 
2. Radiofrecuencia pulsada: la temperatura no supera los 42 grados y la modulación se realiza lentamente por lo que el efecto analgésico no aparece hasta pasados uno o dos meses aproximadamente. La ventaja de este tipo de radiofrecuencia es la disminución en la intensidad del dolor. 
 
3. Radiofrecuencia de ramo medial de las facetas lumbares (RDF convencional):
 
El dolor lumbar de origen facetario es una de las principales causas de dolor lumbar crónico. Clásicamente se ha descrito como un dolor de características mecánicas que empeora con la hiperextensión lumbar; sin embargo, puede presentarse como un dolor referido sobre todo a región glútea y cara posterior de extremidades inferiores.
 
Indicaciones:
- Dolor lumbar no radicular de más de tres meses de duración que causa incapacidad funcional y no responde a tratamiento conservador.
 
4. Radiofrecuencia pulsada del ganglio dorsal de las raíces lumbares (RDF pulsada): el dolor lumbosacro se caracteriza por irradiarse a diversas zonas como las extremidades inferiores pudiéndose acompañar de otros síntomas de irritación (alteraciones motoras o de la sensibilidad). La radiofrecuencia de estas raíces es una técnica intervencionista que sirve  para el tratamiento de dicha irritación.
 
5. Radiofrecuencia intracanal ( RDF pulsada epidural con catéter): en los últimos años se ha introducido esta variación de la técnica para poder administrar radiofrecuencia en aquellos pacientes que presentan dificultad para acceder a los orificios foraminales, bien por alteraciones anatómicas o por instrumentación de la columna (artrodesis con tornillos).
 
Indicaciones:
- Dolor radicular crónico
- Posquirúrgico
- Estenosis de canal/foraminal
- Secundario a hernia discal
 
 
¿PARA QUÉ PATOLOGÍAS SE UTILIZA LA RADIOTERAPIA?
 
A la Unidad de Dolor acuden personas con dolencias de todo tipo e intensidad. Son frecuentes las consultas relacionadas con los problemas de espalda (lumbalgias, ciáticas, radiculopatías, hernias discales…) También se trata el dolor controlado de la artrosis y las molestias neuropáticas. Además en la Unidad del Dolor se atienden a pacientes con síntomas de dolor agudo que no se ha controlado con
las soluciones propuestas por otros médicos. 
 
RESULTADOS
La radiofrecuencia la mejoría será gradual y, aunque cada paciente responde de una manera distinta ante el procedimiento, pasadas unas semanas podrás medir la eficacia de la técnica. Pasado un tiempo es posible que el dolor vuelva a aparecer, por lo que será necesario repetir el procedimiento.  
 
 
 
 
 
 

Consulta con nuestros especialistas en el
928 48 21 79

Clic aquí