Cada vez son más las mujeres que se preocupan por su zona íntima con el afán de tener genitales “estéticamente perfectos”. La labioplastia nace con el objetivo de satisfacer estas nuevas necesidades estéticas.

¿QUÉ ES LA LABIOPLASTIA?

Es una intervención quirúrgica, de cirugía menor, que busca mejorar el aspecto físico de la zona íntima femenina. Además, también soluciona problemas como la incontinencia urinaria, el vaginismo y otras molestias que pueden afectar a las relaciones sexuales.

¿CUÁNTOS TIPOS DE INTERVENCIONES HAY?

Existen dos tipos de intervenciones dentro de la labioplastia:

-        Aumento de labios mayores: con el fin de mejorar el aspecto, se inyecta grasa en los labios para que aumenten su tamaño.

-        Reducción de labios menores: con el tiempo los labios menores pierden su forma y volumen. Con esta intervención se les devuelve su tamaño original para recuperar su componente estético.

¿EN QUÉ CONSISTE LA INTERVENCIÓN?

La intervención más frecuente es la destinada a reducir los labios menores, un procedimiento sencillo y que suele durar entre 30 y 40 minutos. Comienza con una incisión para eliminar tanto la mucosa y las sustancias que componen el exceso, como la piel sobrante, para posteriormente cerrar la incisión.

En el caso del tratamiento de los labios mayores, el cirujano inyecta en la zona íntima grasa de la propia paciente o, en algunos casos, ácido hialurónico para recuperar el aspecto voluminoso.

¿QUIÉN PUEDE SOMETERSE A UNA LABIOPLASTIA?

Cualquier mujer a la que le preocupe su zona genital. Hay pacientes desde los 18 hasta los 70 años.

¿SE UTILIZA ANESTESIA?

La intervención se realiza de forma ambulatoria con anestesia local, porque permite trabajar cómodamente y con ella la recuperación de la paciente es mucho más rápida que con otros tipos de anestesia.

¿QUÉ RIESGOS TIENE?

Toda intervención quirúrgica, por pequeña que sea, tiene riesgos de complicación. Sin embargo, esta tiene muy pocos riesgos. Entre los posibles están la separación de los bordes de la herida, el sangrado o la infección de heridas.

¿CÓMO ES LA RECUPERACIÓN DEL PACIENTE TRAS LA INTERVENCIÓN?

La labioplastia, como todas las operaciones estéticas, requiere de un postoperatorio a pesar de que no sea necesaria la hospitalización. Tras la intervención se recomienda reposo durante las 24-48 horas posteriores a la cirugía para que vaya remitiendo la inflamación. La reincorporación al trabajo no suele ser difícil, aunque dependerá del tipo de trabajo que desempeñe la paciente. Normalmente, tras la labioplastia las mujeres se incorporan a su vida laboral en un periodo de una semana. Además, se recomienda no mantener relaciones sexuales antes de 4 o 5 semanas.

¿LOS RESULTADOS SON DEFINITIVOS?

Sí, ya que una vez extirpado el exceso de piel en la zona genital los resultados son para siempre. Los resultados definitivos se verán pasado un mes o mes y medio.

 

Consulta con nuestros especialistas en el
928 48 21 79

Clic aquí