El lifting facial, también llamado ritidectomía, consiste en elevar y tensar la piel para corregir el descolgamiento y la flacidez, actuando sobre la piel del cuello, barbilla, mejillas, contorno de ojos y sobre el tejido muscular, para obtener un resultado más duradero.
A medida que envejecemos, los efectos de la gravedad, la exposición al sol y el estrés de la vida diaria se notan en nuestras caras. Se forman surcos profundos entre la nariz y la boca; las mejillas caen; aparecen alrededor del cuello grasa y arrugas.
Un lifting cervicofacial no puede detener este proceso; sin embargo, lo que sí puede hacer es parar el reloj, mejorando los signos más visibles del envejecimiento, tensando los músculos de la cara, eliminando el exceso de grasa y redistribuyendo la piel de la cara y el cuello. El lifting frontal, corrige la caída de las cejas y las arrugas de la frente y de las cejas.
Este procedimiento realizarse aislado o asociado con otros como la blefaroplastia o la rinoplastia.

 

Consulta con nuestros especialistas en el
928 48 21 79

Clic aquí