La reconstrucción de la mama tras un cáncer es uno de los procedimientos quirúrgicos actuales dentro de la cirugía plástica más seguros y gratificantes para la paciente.
El desarrollo de nuevas técnicas posibilita al cirujano plástico crear una mama muy similar en forma, textura y características a la no operada. Además, en la mayoría de los casos es posible hacer la reconstrucción a la vez que se extirpa la mama, evitando a la paciente la experiencia de verse mastectomizada.
El fin de la reconstrucción mamaria es recrear una mama de aspecto natural, incluyendo la areola y el pezón. Eliminando la necesidad de llevar prótesis externas de relleno que imposibiliten vestir prendas como bañadores o escotes.
De esta forma no solo se restaura la imagen corporal y la calidad de vida del paciente; al tratarse de una reconstrucción definitiva, la paciente podrá hacer vida normal.
Esta intervención mejora la imagen de la paciente y en consecuencia, facilita la estabilidad emocional, permite enfrentarse a la enfermedad de forma más positiva, y llevar una vida social y sexual más activa.

 

Consulta con nuestros especialistas en el
928 48 21 79

Clic aquí