La mayoría de los fumadores que desean dejar de fumar no están preparados psicológicamente para hacerlo, y sólo uno de cada 10 que lo intenta sin ayuda lo consigue.

Algunos fumadores tienen grandes dificultades para dejarlo y requieren de la ayuda de fármacos o de un seguimiento profesional para enfrentarse al reto. Cuando se decide a dejarlo, el paciente pasará por varias fases hasta la consecución de objetivo: la preparación, el abandono y el mantenimiento.

Las estrategias como la reducción gradual de la ingestión de nicotina y alquitrán, el entrenamiento de habilidades conductuales para hacer frente al síndrome de abstinencia y posibles recaídas, o el control antiestrés, serán necesarias durante todo el proceso.

De esta forma se logrará más motivación para dejar de fumar y prevenir recaídas.
 

Consulta con nuestros especialistas en el
928 48 21 79

Clic aquí