PIDE TU CITA ONLINE. Próximamente nuevo servicio disponible

La psiquiatría es una especialidad de la medicina que pretende ayudar a las personas que tienen alguna alteración mental: una adicción, una alteración en el ritmo de sueño, una descompensación afectiva, etc. Para lograrlo, inicialmente se buscará regular los desequilibrios neuroquímicos con ayuda de la menor cantidad posible de fármacos, y se comenzará a trabajar con el paciente en otros aspectos, normalmente a través de la psicoterapia.

 

Centro Médico Tres Ramblas cuenta con una Unidad de Psiquiatría cuyo responsable es Guillermo Pírez Mora es doctor en Psiquiatría, terapeuta Familiar y psicoterapeuta. Su lema es “cuanta menos medicación, mejor, pero siempre manteniendo la estabilidad clínica”.

El Dr. Pírez nos explica qué es la psiquiatría, cómo ha evolucionado la misma hasta nuestros días y cuáles son las premisas básicas que toda persona debe conocer sobre esta especialidad.

 

 

¿Cuál es su enfoque sobre la práctica de la psiquiatría?

Es fácil de explicar: en primer lugar, haber adquirido todo el conocimiento posible al respecto y actualizarlo constantemente, y a continuación ser fiel a mi máxima: al atender a mis pacientes, pienso que soy yo quien está siendo atendido. Por lo tanto, yo desearía que me explicaran con palabras comprensibles lo que me sucede, para tomar la mejor decisión posible con la información que me aporte el profesional.

Por otra parte, mi lema es: “cuanta menos medicación mejor, pero siempre manteniendo la estabilidad clínica”.

 

¿Cómo ha evolucionado su especialidad médica desde sus comienzos?

La psiquiatría es una especialidad maravillosa. Es una gran desconocida, que se mantiene en constante renovación: nuevos tratamientos farmacológicos aparecen casi anualmente, novedosos enfoques psicoterapéuticos, e incluso en los casos más extremos (muy raramente) se pueden aplicar procedimientos quirúrgicos.

 

¿Qué es la intervención familiar y sistémica?

Es una técnica psicoterapéutica (no farmacológica) que centra sus esfuerzos en ayudar a las familias (o sistemas familiares) a realizar cambios en sus dinámicas de interrelación. De este modo, se observarán notables cambios en todos y cada uno de los individuos que componen el sistema familiar.

 

¿Y qué beneficios aporta esa técnica?

Principalmente que no se emplean medicaciones, se basa exclusivamente en sesiones de terapia, pero desde luego que para ser efectiva, requiere que exista un deseo de cambio real por parte de los miembros de la familia.

 

¿Responden diferente los pacientes a los cuales se les involucra a los familiares en el proceso terapéutico?

Cuantos más apoyos tengamos para alcanzar la mejoría clínica, mejor será. Es por ello que siempre intento hacer partícipe del proceso al entorno más próximo del paciente.

 

¿En qué podría ayudar hablar con los familiares de un enfermo psiquiátrico?

Bajo mi enfoque de tratamiento, la familia es una piedra angular. De este modo, serán quienes puedan dar apoyo emocional “in situ” al paciente, quienes pueden aportar información externa para controlar una adecuada evolución clínica. Si se requiere un enfoque familiar (en la mayoría de los casos es necesario), siempre es recomendable explicarles también a ellos en qué consiste la enfermedad.

 

¿Le resulta difícil comprender la enfermedad a quienes están en el entorno afectivo del paciente?

Sí, normalmente es difícil de comprender que nuestro ser querido tiene una enfermedad mental porque a diferencia de la mayoría de las especialidades médicas, en nuestro caso los psiquiatras no disponemos de radiografías o analíticas para poder cuantificar el grado de enfermedad, ni tosemos, ni llevamos un vendaje…

 

¿Considera que hay patologías que deberían ser tratadas por la Psiquiatría y están en manos de otros especialistas? ¿A qué cree que se debe?

Debido a mi formación específica (mi tesis doctoral gira en torno al Deterioro Cognitivo Leve, que es como una fase inicial de la demencia), considero que este grupo de enfermedades en las que se produce un empeoramiento cognitivo deberían ser tratadas conjuntamente por psiquiatras y neurólogos. No obstante, quizá hayamos sido los propios psiquiatras quienes hayamos mostrado un cierto desinterés hacia ellas (no en mi caso, que por el contrario siento un tremendo interés).

 

¿Podríamos decir que este enfoque de la psiquiatría es novedoso o se aplica en otros lugares? ¿Depende del profesional o es una nueva tendencia?

Bajo mi punto de vista depende única y exclusivamente del profesional. Yo siempre he considerado que cuantas más opciones terapéuticas tengamos a nuestra disposición, más posibilidades de éxito tendremos a nuestro alcance. Evidentemente, hay algunas áreas de conocimiento en las que destacaremos, pero creo que no es justo para el paciente que haya ni una sola en la que tengamos carencias.

Es nuestro deber como profesionales sanitarios intentar ofrecer la mejor atención al paciente posible.

 

¿Hay alguna línea que se pueda trazar entre el psicólogo y el psiquiatra además de lo que comúnmente se dice que el primero no prescribe medicamentos y el segundo sí?

Desde luego que esta sería una explicación simplista. El psiquiatra y el psicólogo han de ser dos profesionales sanitarios cuyos esfuerzos y dedicación giren en torno al paciente, y no hacia una lucha de sus egos. En una parte importante de las patologías, el mejor tratamiento existente (llamado en medicina “gold standard”) es el resultado de un perfecto equilibrio entre el tratamiento farmacológico y la psicoterapia.

Consulta con nuestros especialistas en el
928 48 21 79

Clic aquí